TEÑIMOS UNA CAMISETA

Nos quedará un estampado chulísimo… ¡E irrepetible!

Seguro que por algún cajón de nuestros hijos encontramos una camiseta vieja que ya no se quieren poner o alguna con manchas rebeldes que la lavadora no puede solucionar… No importa si es de manga larga o corta, la cuestión es que sea de color blanco.

Cogemos la camiseta y la extendemos sobre una mesa para que quede plana.

La cogemos justo por en medio como si la estuviéramos pellizcando. La levantamos como si quisiéramos hacer una tienda de campaña y seguimos el procedimiento como en las fotos, colocando las gomas elásticas a lo largo de la camiseta arrugada. Es importante que queden muy tensas.

 

Cogemos las pinturas especiales para la ropa. Normalmente se tienen que diluir en agua.

Ponemos las pinturas en distintos recipientes en función de los colores que queramos que tenga nuestra camiseta. ¡Pensad que podemos hacer una mezcla de colores!

 

Y vamos mojando nuestra camiseta por trozos en cada uno de los colores. Las puntas son fáciles, pero para tintar las partes centrales de la camiseta podemos utilizar un pincel.

Dejamos reposar la camiseta llena de pintura…

Cuando no gotee, cortamos las gomas y abrimos la camiseta.

Descubriremos el dibujo que nos ha quedado. Pensad que nunca quedará igual… ¡Es cuestión de cómo se pongan las arrugas y de la suerte!

Cuando esté seca se tendrán que seguir las intrucciones que nos diga el fabricante de la pintura de tela… Normalmente se debe planchar la ropa y después ya se puede lavar sin que se destiña.

¡Y ya tenemos una camiseta nueva!

T'HA AGRADAT? COMPARTEIX 😉Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

MÉS INFORMACIÓ

Más información

¿Qué necesitamos?

  • 1 camiseta vieja de color blanco
  • Colores: pintura especial para ropa (con dos hay suficiente, porque también se pueden mezclar entre ellos)
  • Gomas elásticas