ESPEJITO, ESPEJITO…

Espejito, espejito… ¿Quién es la más bonita del reino?

¿Podemos personalizar un espejo para nuestros hijos? Pues sí… Así cada vez que se miren habrá algún motivo, dibujo o letras que los identificará. Os recomendamos que esta actividad la lideren los padres: los niños pueden decidir y hacer los dibujos, así como el proceso de pintura; pero la parte de rascar el espejo es mejor que la haga un adulto.

Lo primero que hay que hacer es decidir cuál será el dibujo o motivo que queramos hacer.

Pensad que lo que dibujéis o escribáis tendréis que hacerlo al revés: es decir, se tendrá que ver bien justo por el otro lado del espejo. Por lo tanto tendréis que hacer, sobre todo si el motivo son palabras o un nombre, todo del revés, con las letras invertidas.

El dibujo o las letras las pueden hacer los niños, ya que en la parte posterior del espejo se puede escribir o dibujar perfectamente con un lápiz (incluso se puede borrar en caso de que desee corregir).

Una vez planteado el motivo, con un destornillador estrecho o de punta pequeña raspamos bien la lámina del espejo.

Veréis que a medida que vayamos rascando, desaparece el espejo y se ve la transparencia del vidrio.

Por lo tanto, si miráis por la parte del espejo, veréis el dibujo o letras que habíais planteado.

Cuando acabéis de rascarlo todo, vuestros hijos/as pueden coger la pintura y pintar del color o colores que quieran la parte rascada.

 

En el lado del espejo se verá el dibujo de colores.

Espejito, espejito… ¿Quién es la más bonita del reino?

MÉS INFORMACIÓ

Más información

¿Qué necesitamos?

  • Un espejo, de la medida que queráis
  • 1 tornavís
  • Pinturas de colores

 ...