EL SEÑOR PIEDRA

Dando vida a una piedra de río

Cuando hacemos una excursión o simplemente vamos a dar una vuelta, muchas veces llegamos a casa cargados de pequeños tesoros que nuestros hijos han encontrado por el camino: un palo, unas hierbas, flores, piñas… O una simple piedra.

¿Por qué no dar vida a uno de estos trofeos cuando llegamos a casa?

Es una actividad muy simple, que los niños pueden hacer solos, y que para ellos tendrá la doble recompensa de haberlo encontrado y haberlo hecho ellos mismos.

En este caso, os enseñaremos cómo dimos vida a una simple piedra de río.

 

Después de limpiar bien la piedra sólo debe colocarse en la posición que queramos que quede la cara y empezar a pintarla.

Los niños pueden soltar su creatividad y utilizar las pinturas de colores que más les gusten. También pueden darle un toque de brillo con esmalte de uñas o purpurina.

Como queremos darle vida, lo más divertido será hacer una cara (de hombre o mujer, no importa). Por eso nuestra propuesta es tener 2 ojos preparados para pegarlos al final, cuando ya esté todo pintado.

En este caso Anna, una niña de 6 años, decidió hacer un señor con bigote.

¡Y le quedó así de divertido!

T'HA AGRADAT? COMPARTEIX 😉Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

MÉS INFORMACIÓ

Más información

¿Qué necesitamos?

  • 1 piedra mediana (da igual la forma, pero estaría bien que tuviera una parte plana, para hacer de base)
  • Pinturas de diferentes colores
  • Esmalte de uñas, purpurina...
  • 1 pincel
  • 2 ojos (si no tenemos podemos utilizar 2 botones)
  • Pegamento

...

  • El señor Piedra, en este caso, nos puede servir para decorar la habitación o puede ser un pisapapeles muy divertido y original para el despacho de los padres.