EDUCANDO DESDE LA FELICIDAD

¡Cambiemos la manera de pensar!

Como padres una de nuestras metas principales es que nuestros hijos o hijas sean felices.

Que su visión del mundo, sus sentimientos y su interacción social se fundamente en la alegría.

El primer paso para conseguir este objetivo pasa por preguntarnos a nosotros mismo con qué ojos miramos a nuestros hijos y desde qué perspectiva sentimos nuestra propia vida.

Algunos consejos prácticos para cambiar algunas dinámicas negativas:

a) Diálogos internos de negativos a positivos:

Negativo:

Vaya, ¡qué escándalo me montó Carla (hija) en el súper! ¡Qué vergüenza! Esta niña es un desastre, no para quieta y no hace caso. Probablemente tengo la culpa, porque no le hice demasiado caso y no soy capaz de marcarle los límites. Pero claro, si encima su padre nunca está en casa y cuando viene no quiere discutir… ¡Así es imposible!

Positivo:

Ayer en el súper… Fue duro. La gente debía creer que Carla era una maleducada. Estaba muy alborotada. Tal vez estaba muy nerviosa y hubiera estado bien hablar un poco con ella antes de entrar en el súper… El próximo día lo haré. Cuando llegue Juan (marido) hablaré con él e intentaremos buscar diferentes opciones.

Evitemos ser duros con nosotros mismos y no culpabilizarnos. Mirar las diferentes soluciones puede cambiar nuestros pensamientos de negativos a positivos.

b) “Tendría que” por “decido que”

Tenemos una voz interior que nos marca las cosas que tendríamos que hacer y las que no para ser un buen padre o madre. Cuando no es así, me siento decepcionado conmigo mismo.

 Tendría que…

  • Tendría que recoger la casa, está muy desordenada, en vez de estar aquí jugando y perdiendo el tiempo.
  • Tendría que gritar menos a Marta cuando me enfado. Esta no es manera de educarla.

Decido que o decido que no:

  • Decido tener la casa desordenada para poder jugar un poco más con mi hijo hoy.
  • Decido que no gritaré más a Marta, y si no es así hablaré tranquilamente con ella cuando me haya calmado.

Si somos capaces de no ser duros con nosotros mismos como padres, será mucho más fácil que eduquemos a nuestros hijos desde la misma mirada.

Guardar

Guardar

T'HA AGRADAT? COMPARTEIX 😉Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

MÉS INFORMACIÓ

Educación emocional para padres

Más información

Feliciano Garcia
  • Docente, Técnico en Educación Emocional. Terapia familiar. Formado en Constelaciones Familiares.
Guardar