¡Mucho más que colores bonitos!

¡Si alguna vez has tenido el placer de recolectar fresas ya debes saber qué ricas están!

Todos los tipos de bayas son nutritivos y bajos en calorías.

Una taza de fresas contiene más de 100mg de vitamina C, casi tanto como una taza de zumo de naranja, vitamina que necesitamos para el funcionamiento del sistema inmunológico.

Las fresas también nos aportan un poco de calcio, magnesio, ácido fólico y potasio, y sólo 53 calorías.

¿Por qué decimos “Mucho más que colores bonitos”?

Porque los pigmentos que dan estos colores tan bonitos a las bayas azules o rojas también son buenos para tu salud.

Frecuentemente muchas personas comen fresas cuando están a dieta…

A parte de eso hay muchos otros beneficios para la salud asociados a comer fresas, algunos incluso un poco sorprendentes: las fresas contienen fitoquímicos y flavonoides que pueden ayudar a prevenir algunos tipos de cáncer.

Una dieta rica en moras, frambuesas y fresas puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir alguno de ellos. Las frambuesas también contienen luteína, que es importante para la visión.

Ideas para servir bayas

La mayoría de las fresas y frambuesas son suficientemente dulces para comerse sin nada más, así que no hace falta añadirles azúcar. Sólo necesitamos limpiarlas y ya tenemos una merienda o unos postres muy nutritivos…

Aún así, aquí tenéis algunas ideas:

  • Un bol de bayas con una cucharada de nata batida y unas cuantas nueces.
  • Añadir fresas a un bol de cereales.
  • Mezclar las frambuesas con yogur griego.
  • Combinar las bayas con plátanos y leche desnatada para hacer un batido.

MÉS INFORMACIÓ

Más información

ESPACIO PATROCINADO POR MADUIXETES DE BOSC

  • Texto: Silvia Perona