AGUA DE LAVANDA

La lavanda tiene propiedades relajantes, antiparasitarias y suavizantes

El agua de lavanda se obtiene por destilación de flores de lavanda de cultivo ecológico certificado.

No contiene conservantes, colorantes ni perfumes.

La podemos utilizar diariamente como agua de colonia para el cuerpo y el cabello.

Sus propiedades, relajantes, antiparasitarias y suavizantes, hacen que sea ideal para los niños.

Calma el escozor producida por quemaduras solares y para las picadas de insectos y previene la invasión de piojos.

Actúa como relajante si pulverizamos el ambiente.

Para potenciar el bienestar psíquico y físico de nuestros hijos, podemos utilizar las aguas florales tantas veces al día como queramos.

En esta línea de productos para bebés y niños no sólo se ha puesto especial cuidado en la elección de los componentes y en su estricta procedencia biológica; también se ha buscado la mejor formulación y más eficaz para cuidar la piel sensible de los pequeños.

Así los detergentes empleados son derivados de aceite de oliva ecológico, los conservantes se obtienen a partir de la uva y del coco; los emulsionantes, del ácido láctico, y para extraer los principios activos de las plantas se utilizan glicerinas vegetales obtenidas también del coco.

Todos los componentes de los productos son de procedencia vegetal y ecológica certificada.

También los tapones, son de origen vegetal y los envases de plástico, biodegradables.