ACEITE DE MANZANILLA

Para favorecer la digestión de los bebés

Las flores de manzanilla tienen, debido a sus aceites esenciales, propiedades digestivas utilizadas desde hace tiempo alrededor del mundo. En el caso de los bebés el aceite de manzanilla puede ser útil para tratar los dolores de estómago provocados por los gases y los espasmos que se manifiestan durante la digestión.

Preparación

En un cazo ponemos 50 gramos de flores de manzanilla y las cubrimos con aceite de oliva virgen. Este cazo lo ponemos al baño maría (dentro de otro cazo más grande y con agua) y todo junto lo ponemos al fuego.

Cuando hierva el agua, calculamos 15 minutos y cerramos el fuego. Posteriormente dejamos enfriar el cazo con el aceite y la manzanilla durante una hora.

Pasado este tiempo, colamos el aceite y lo ponemos en un recipiente de cristal que guardaremos bien cerrado.

Este aceite podemos utilizarlo las veces que queramos, untándonos la palma de la mano y haciendo un pequeño masaje sobre la barriga del bebé siguiendo el sentido de las agujas del reloj.

El efecto antiespasmódico de la manzanilla reducirá las molestias del niño evitando el malestar.

VIGILAD: Debemos diferenciar el aceite de manzanilla elaborado como indicamos en este apartado y el aceite esencial de manzanilla elaborado por destilación. Éste último NO es recomendable para niños menores de seis años. Sólo se puede aplicar externamente y bajo supervisión médica.

MÉS INFORMACIÓ

Más información

¿Qué necesitamos?

  • Flors de Manzanilla secas (Matricaria Chamomilla)
  • Aceite de oliva de primera presión en frío.