HACEMOS UN TIÓ DE NAVIDAD GRANDE

Cómo hacer que un tronco se vuelva mágico…

Una buena época para ir a buscar el tronco en el bosque es a principios de diciembre (se pueden aprovechar los días de fiesta de la Purísima), así tendréis suficiente tiempo para prepararlo y alimentarlo para que se vuelva mágico la noche del 24 de diciembre.

 

La preparación inicial es importante que la hagan los padres, ya que se tendrá que cortar o limar el tronco, cortar los palos para hacer las patas y clavarlas con clavos en la barriga del tronco.

Una vez tengamos el tronco con patas, ya podemos hacer que cobre vida.

Le tendremos que poner los ojos y la nariz y le dibujaremos la boca, por donde después el Tió tendrá que comerse todo lo que le vayamos dando para que se engorde.

Para rematarlo le pondremos una “barretina” en la cabeza. Coged una manta y buscádle un rincón en casa, donde tendrá que vivir hasta el día que toque hacerle “cagar”.

 

¿Sabes las canciones para hacer cagar el Tió?

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

T'HA AGRADAT? COMPARTEIX 😉Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

MÉS INFORMACIÓ

Más información

¿Qué necesitamos?

  • Evidentemente, el elemento principal que necesitamos es un tronco de árbol.
  • El día que vayamos a buscar el tronco podemos coger:
  • Palos gruesos de madera para las patas
  • Palos para golpear el Tió (no los necesitamos para hacer el Tió, pero así ya los tenemos)
    Para dar "vida" al Tió:
  • Una nariz: puede ser un corcho, una castaña, un palo corto...
  • 2 ojos: podemos ponerle dos castañas o podemos dibujarlos
  • Pintura de colores para pintar la boca, las mejillas y, si es necesario, los ojos
  • 1 barretina
  • pegamento y clavos

Leed también:

GuardarGuardarGuardarGuardar