TRABAJAMOS LAS TEXTURAS CON LOS NIÑOS

Trabajamos las texturas con los niños y aprendemos

Una actividad muy recomendada para pasar un buen rato, entretener a los niños y, además, aprender, es hacer un ejercicio con texturas. ¡Hay muchas para hacer! Y seguro que podemos sacar miles de ideas con todo el que tenemos por casa. Desde Sortir amb nens te explicamos cómo trabajamos las texturas con los niños.

Trabajamos las texturas con los niños

 

Tocamos las canicas

Si las vemos, ¡está claro que lo sabemos! Pero quizás si solo las podemos tocar, no es tan fácil. Los niños y niñas pueden adivinarlo si se fijan en cómo suena al caer en el suelo, al chocar y en las diferentes medidas que hay.

Trabajamos las texturas con los niños




 

Tocamos las golosinas, ¡sin probarlas!

¡Muy importante! Jugamos con texturas no con gustos. Así que podemos sacar diferentes golosinas que tengamos por casa y darle una pista muy importante a los niños; no son iguales, ¡pero todas se comen!

Trabajamos las texturas con los niños

 

Tocamos el algodón

El algodón es una de las texturas que más placer nos da. Es suave y parece que más bien haga caricias. Tocar el algodón gustará mucho a los niños y niñas, y podemos enseñarles que mucha ropa proviene de este material.

 

Piedras del jardín

¿Qué niño o niña no juega con las piedras? Pues ahora toca jugar y aprender a la vez con ellas. Podemos clasificarlas por medida, textura, color…

Trabajamos las texturas con los niños

 

Tocamos la espuma

Junto con el algodón, ¡la espuma es otra de las texturas que gustan a cualquiera! Podemos ponerla en la mano de nuestros hijos e hijas y que lo adivinen. ¡Y después, que disfruten con el tacto!

Trabajamos las texturas con los niños

 

Piezas de lego

Las podemos dividir por los colores, ¡pero también por texturas que nos ayuden a saber la medida! Cuanto más pequeños agujeros, más grandes son las piezas.

Trabajamos las texturas con los niños

 

Jugamos y tocamos las hojas

Hay hojas de muchos colores y medidas, pero el hecho más distintivo de todas las hojas es su textura, ¡porque cada una tiene una diferente! Jugamos y clasifiquémoslas.

Trabajamos las texturas con los niños

 

Jugamos y tocamos las flores

¡Y lo mismo pasa con las flores! Cada una tiene una textura diferente y especial que da más belleza a la flor en sí misma. ¡A ver si las adivinamos!

Trabajamos las texturas con los niños

 

Tocamos la gelatina

¡Esta sí que es buena! Y también difícil. Pero se puede convertir en una de las texturas más divertidas. Con los ojos cerrados los niños tendrán que saber lo que tocan, y después descubrir que es uno de sus postres preferidos.

Trabajamos las texturas con los niños

 

Adivinamos las legumbres y los cereales

Podemos tocarlos con pies o manos, es un reto difícil, ¡pero no imposible! Las legumbres y cereales son tan variados que quizás parece que no se parezcan en nada. Pero el reto es descubrir qué son y clasificarlos bien.

Trabajamos las texturas con los niños

 

Tocamos el aceite

¡No es agua! Los niños y niñas lo descubrirán enseguida. Porque a pesar de ser un líquido, se queda muy enganchado a la piel y le aporta mucha grasa.

Trabajamos las texturas con los niños

 

Trabajamos con las conchas

Seguro que los niños y niñas todavía conservan las conchas del último viaje a la playa. Pues las podemos utilizar bien para este ejercicio. Sin oler ni ver, ¿sabrían decir qué son? Por su forma, textura y medida.

Trabajamos las texturas con los niños

 

Tocamos el hielo

También el hielo, ¡está claro! Para nuestros hijos e hijas esta puede ser difícil, porque cuando tocamos durante mucho rato el hielo parece que queme y que se enganche a nuestra piel.

Trabajamos las texturas con los niños

 

Adivinamos el azúcar y la sal

El azúcar y la sal pueden parecer iguales, pero de hecho no solo se diferencian en el gusto, también en medida y por tanto textura. Los granos de azúcar son más alargados y gruesos, y se quedan más pegados a la piel. En cambio, la sal es más pequeña y no deja grasa en nuestras manos.

Trabajamos las texturas con los niños

 

Tocamos las tizas

¡Esta será fácil si todavía los utilizan en la escuela! La textura de una tiza es inconfundible. A ver si lo adivináis.

Trabajamos las texturas con los niños

 

Adivinamos las frutas y verduras

Tal y como pasa con las legumbres, las frutas y verduras son muy diferente entre ellas. Pero la clave está en poner diversas como zanahoria, guisantes, tomate o pimientos. Podéis adivinarlo, ¡y después clasificar!

Trabajamos las texturas con los niños

 

Reconocemos a nuestro amigo

¿Quién lo diría? ¡Pues sí! También podemos jugar a saber si reconocemos a nuestro mejor amigo o amiga tocándole la patita. ¡Ellos lo sentirán mucho! Es una zona sensible, así que tenemos que ir con mucho cuidado.

Trabajamos las texturas con los niños



➡  Mira cómo jugar a la gallinita ciega AQUÍ