MANZANAS DE CARAMELO

Cuando las manzanas se convierten en golosinas…

Hacemos que una manzana se convierta en un caramelo… ¡Y ya veréis qué contentos tendremos a los peques de casa!

Preparación

Limpiamos bien las manzanas y las secamos (sin pelar). Retiramos los tallos y en su lugar clavamos los palos de madera.

En un tarro añadimos el azúcar, el agua y el zumo de limón. Lo calentamos a fuego lento hasta que el azúcar se deshaga.

Entonces añadimos la mantequilla y continuamos calentándolo a fuego muy lento.

Al cabo de un rato veremos que la mezcla va cogiendo un tono marrón.

Cogemos las manzanas y, una a una, las pasamos por el azúcar deshecho.

Vamos dando vueltas para que queden impregnadas de azúcar por todos lados.

Justo después de pasarlas por el azúcar, las hundimos en un recipiente con agua fría que tendremos preparado al lado. Así la pasta caliente de azúcar se solidificará más rápido).

Dejamos reposando las manzanas en un plato y, cuando estén frías, los peques ya podrán cogerlas y comérselas.

MÉS INFORMACIÓ

Más información

Ingredientes

  • 3 manzanas
  • 400 gr. de azúcar
  • 4 cucharadas de agua
  • El zumo de un limón
  • 1 cucharada de mantequilla
  • Palillos de madera (como por ejemplo los de comida china)