Un lector no nace, se hace

Que los niños lean es una actividad que depende en gran medida de los padres y madres.

Se los tiene que animar a leer ya que los libros contribuyen en su formación y educación.

El hábito de la lectura aumenta su creatividad y estimula la imaginación. Si los niños leen desde muy pequeños les será más fácil, cuando sean mayores, resolver conflictos, afrontar distintas situaciones y tomar decisiones.

Beneficios que aporta la lectura

Si los niños cogen el hábito de leer, conseguirán beneficios y ventajas para toda la vida. Leer fomenta la imaginación, la inteligencia, la capacidad verbal, la concentración y, además, enriquece su vocabulario. Es fundamental para los niños que los padres y madres les leáis cuentos o libros cuando son pequeños, ya que favorece la comunicación afectiva.

No se debe esperar a que los niños lean para que tengan contacto con los libros. Se tienen que crear lazos y hábitos entre los libros y los niños desde pequeñitos, escuchando historias y cuentos un ratito cada día. Por la mañana, después de comer, por la tarde, antes de ir a dormir… Cualquier hora es buena para que les podáis leer un cuento en un ambiente tranquilo y relajado.

Les podéis leer cuentos cortos al principio, haciendo una voz diferente para cada personaje, les podéis cantar y hacer que ellos también se impliquen con los protagonistas. Se tienen que repetir las frases para que la lectura sea más interesante para ellos.

Nunca es demasiado pronto para empezar a leer a los niños. A los cuatro o seis meses los bebés pueden enfocar la vista en los dibujos y se empieza a desarrollar la coordinación de sus ojos con las manos. En esta etapa los podéis empezar a introducir en el mundo de los libros, les podéis hablar y señalar dibujos. Al final del primer año, muchos niños ya pueden señalar ellos mismos los dibujos. Este es un paso muy importante en el aprendizaje del lenguaje. Más adelante, cuando lean una y otra vez sus libros favoritos se desarrolla otro paso importante: el de juntar el sonido de la palabra con la palabra escrita. Los niños que miran cuentos y libros con dibujos, serán futuros lectores.

Cuando son mayores es importante discutir las historias que han leído, que os expliquen lo que han leído, que puedan haceros preguntas, comparar lo que han leído con situaciones cotidianas y resaltar los valores positivos como pueden ser la amistad, el amor, la lealtad, la constancia o la bondad.

Actualmente en el mercado se encuentran libros para todas las edades, libros para aprender, para mirar, para leer… Y se debe procurar escoger los libros en función de la edad de los hijos y también de sus preferencias. Es aconsejable empezar con libros que tengan dibujos claros y sencillos, con poco texto y de letra grande. A medida que los niños crezcan los textos y dibujos serán más complejos.

No sólo debemos intentar que lean, también tenemos que enseñarles a utilizar los libros, a cuidarlos, ordenarlos… El respeto hacia los libros es muy importante: tienen que quererlos.

El  libro tiene que convertirse en una alternativa más de ocio: un amigo durante su tiempo libre. No tenemos que obligarlos a leer, para ellos tiene que ser una actividad divertida que hacen cuando les apetece. Convertir la lectura en un juego aumentará su atención y concentración y les ayudará, cuando ya sepan escribir, a mejorar su ortografía.

Un niño que ve a sus padres leer, cuidar los libros e interesarse por la lectura tendrá la tentación de mirar, tocar y coger alguno. Es recomendable que los hijos vean a sus padres, cuando sea posible, con un libro en las manos. Tendrán un interés más grande hacia los libros si ven que este hábito está presente en su entorno. Pensad que a los niños les encanta copiar, es su manera de aprender. Si notan que a los padres les encanta leer y que tratan los libros con respeto, seguramente ellos harán lo mismo.

También es muy importante que vayáis con vuestros hijos a la biblioteca y que juntos elijáis los libros y los leáis. Así les dedicáis un tiempo exclusivo para ellos. También podéis acercaros a la biblioteca y participar en las actividades que se hacen.

Un lector no nace, ¡se hace! Por este motivo es muy importante inculcar el valor de la lectura desde la cuna. Un libro es uno de los mejores regalos que le podéis hacer a vuestro hijo, conseguir que se interesen por la lectura es un regalo que no tiene precio de cara a su futuro y su aprendizaje.

Guardar

Guardar

Guardar

T'HA AGRADAT? COMPARTEIX 😉Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

MÉS INFORMACIÓ

Más información

GuardarGuardar