CÓMO PREPARAR CROISSANTS DULCES Y SALADOS

Combinaciones buenísimas: croissants dulces y salados

Los croissants forman parte de nuestras meriendas y desayunos de toda la vida, ¡y no es para menos! Están buenísimos, sobre todo para los más pequeños. Pero, ¿sabéis que pueden haber croissants dulces y salados? No sólo hay que combinar la masa con mantequilla… ¡Pueden surgir mil combinaciones más!


PUBLICIDAD



Y desde Sortir amb nens os damos las mejores ideas para hacer croissants dulces y croissants salados, y además totalmente caseros.

 

Croissants dulces

 

Croissants de mantequilla

Empezamos por los tradicionales, ¡porque casero siempre es mejor! Y si nunca has probado unos croissants caseros, debes hacerlo.

Para hacer croissants de mantequilla necesitamos:

  • 500 gr de harina de repostería
  • 75 gr de azúcar granulado
  • 6 gr de sal
  • 100 gr de mantequilla
  • Otros 250 gr de mantequilla, en este caso fría
  • 25 gr de levadura
  • 95 ml de leche entera
  • 135 ml de agua
  • 1 huevo, 1 yema de huevo y 35 ml de leche para pintarlos

Vertemos la harina en un bol bien grande y luego incorporamos la sal, el azúcar, la leche, la mantequilla blanda y la levadura, siguiendo este orden y evitando que la sal y la levadura se toquen. Lo vamos removiendo todo bien a la vez que vamos añadiendo el agua, así hasta que quede una masa que pueda separarse sin problemas del bol.

A continuación extendemos la masa encima de la encimera y la amasamos con las manos durante unos 12 minutos hasta obtener una masa homogénea y elástica. La aplanamos con el rodillo hasta formar un rectángulo y dejamos enfriar toda la noche.

Colocamos la mantequilla fría entre dos papeles aptos para el horno y vamos extendiendo la mantequilla con la ayuda del rodillo hasta que se forme otro rectángulo, este ocupando la mitad de la superficie que tiene la masa, y lo dejamos en la nevera unos 20 minutos.

Tras el reposo de la masa, la dejamos en la encimera y encima ponemos la placa de mantequilla, cubriéndola con la otra mitad de la masa, y volvemos a doblar de esta manera hasta que queden varias capas de la masa con la mantequilla.

Cortamos la masa en forma de triángulos y enrollamos cada uno de estos triángulos, siempre empezando por la parte más gruesa. Después pintamos los croissants con el huevo, la yema y la leche y los metemos en el horno a 200ºC durante 15 minutos aproximadamente. Dejamos enfriar un poco, ¡y adelante!

croissants dulces y salados

 

Croissants de mermelada

Para hacer los croissants de mermelada necesitamos los mismos ingredientes que con los croissants de mantequilla, pero en este caso sin la mantequilla fría. El procedimiento para hacer la masa es exactamente igual, pero la receta cambia un poco.

Una vez tenemos la masa, la extendemos en la encimera, previamente enharinada, y en este caso le damos a la masa una forma redonda. Una vez tenemos esta masa con una forma similar a la pizza la cortamos en porciones triangulares, también como la pizza, y en los extremos de cada triángulo añadimos un poco de mermelada, del sabor que más nos guste.

A continuación enrollamos la masa, empezando por la parte más ancha, y también la podemos pintar con un poco de huevo batido por encima, ¡o incluso con pequeñas chispas de chocolate!

Colocamos todos los croissants en la bandeja y los dejamos en el horno durante unos 15 o 20 minutos a 180ºC, ya que en este caso son más pequeños y no tienen tantas capas en su interior. Dejamos enfriar un poco, ¡y buen provecho!

croissants dulces y salados

 

 

Croissants salados

 

Croissants con salmón ahumado

Para hacer los croissants salados tenemos dos opciones: hacer la masa casera o bien con hojaldre. Recomendamos hacer la masa casera y probarla, ¡porque sin duda está mucho mejor!

Para hacer la masa de los croissants salados tenemos que seguir los mismos pasos que con los croissants dulces, porque de hecho es la misma masa, lo único que cambia es lo que añadimos dentro.

Cuando la tenemos lista, la extendemos y le damos una forma redonda, cortándola en pequeñas porciones triangulares tal y como hemos hecho con los croissants de mermelada. Sin embargo, dentro no añadiremos nada, cuando tengamos los triángulos los enrollamos y podemos pintarlos con un poco de huevo, y en este caso, al ser croissants salados, queda mucho mejor esparcir un poco de sésamo o pipas pequeñitas por encima.

Los metemos en el horno a 180ºC durante unos 15 o 20 minutos y los dejamos enfriar. Añadimos el salmón ahumado con el resto de ingredientes.

Para que quede más bueno, podemos untar mayonesa en una de las caras del croissant y luego meter dos o tres trozos del salmón ahumado con un poco de lechuga y tomate. Y otro ingrediente que puede quedar muy bien con este croissant es el aguacate.

croissants dulces y salados

 

Croissants con jamón y queso

¡O con jamón y queso! Todo un clásico en los sándwiches, así que los croissants también. Para hacer este croissant debemos hacer la misma masa que en las anteriores recetas de croissants. Al igual que en el caso del croissant del salmón ahumado, tampoco debemos añadir nada dentro antes de meterlo en el horno. Una vez la masa esté enrollada con la forma de los croissants, los introducimos en el horno a 180ºC durante unos 15 o 20 minutos.

Cuando los croissants estén hechos los abrimos por la mitad y los rellenamos con el queso y el jamón. Un consejo: calentar el croissant ya relleno durante un minuto en el microondas, así el queso quedará fundido. ¡Qué aproveche!

croissants dulces y salados

 

➡ Mira la receta del hojaldre con pera AQUÍ


PUBLICIDAD