CASITA DE NAVIDAD CON GALLETAS Y GOLOSINAS

Para decorar y comer: la casita de Navidad con galletas y golosinas

La Navidad es la época de los regalos, de las decoraciones bonitas y también de la buena comida, ¿y si lo combinamos? Os decimos una receta muy divertida para los más pequeños de la casa; ¡la casita de Navidad con galletas y golosinas! Lo mejor de todo es que pasamos un rato muy divertido, nos dejamos llevar por la imaginación de los niños y niñas, y lo disfrutamos también para comer.

casita de Navidad con galletas y golosinas

 

¿Qué necesitamos para hacer la casita?

Para hacer esta casita especial de Navidad debemos tener:

  • Un paquete de galletas tipo crackers
  • Un poco de glaseado
  • Golosinas

 

Hacemos la casita de galletas y golosinas paso a paso

Se pueden utilizar otro tipo de galletas, a pesar de que te recomendamos galletas más saladas para contrastar el gusto dulce de las golosinas y del glaseado. Para empezar, vertemos todo el glaseado en una manga pastelera, que nos servirá como pegamento de las galletas.

Vamos montando la caseta. Utilizamos cuatro galletas para hacer la pared de nuestra casa y las vamos uniendo con la ayuda del glaseado. Es muy importante que dejemos que se seque bien antes de añadir algo más encima, ¡así seguro que no se nos rompe!

Una vez se haya secado, montamos el tejado. Antes que nada, partimos una galleta por la mitad en forma diagonal, de forma que nos queden dos galletas en forma de triángulo. Las enganchamos a ambos lados de la casita, y a continuación cerramos el tejado con dos galletas más que taparán la casa. Como decoración, podemos añadir más glaseado por el tejado, ¡como si fuera nieve! Y también podemos enganchar un trocito más de galleta que haga de chimenea.

¡Ahora es la hora de las golosinas! Aunque antes que nada tenemos que enganchar las ventanas y las puertas, ¡está claro! Una vez tengamos la casita, escogemos las golosinas de colores que más nos gusten y las vamos enganchando con el glaseado. Cuando esté tal y como la queremos, la dejamos secar un poco ¡y buen provecho! Con lo bonita que nos ha quedado, al principio nos puede dar un poco de pena y todo tener que comérnosla.



➡ Consulta los 22 postres fáciles de Navidad para hacer con niños AQUÍ