¡Un queso fresco y suave ideal para los más pequeños!

La mozzarella es un queso fresco de pasta elástica y fibrosa.

Tradicionalmente se elabora con leche de búfala, pero también con leche de vaca u oveja.

Es un queso suave muy sano y apropiado para niños y niñas debido a sus propiedades nutritivas: es rico en vitaminas, calcio, tiene un alto contenido proteico (un 20%) y es bajo en grasa y sal.

¿Cómo utilizar la mozzarella?

Al principio la mozzarella se destinaba exclusivamente a la elaboración de pizzas pero actualmente es un alimento que se utiliza cotidianamente y que se da a los niños por su agradable y suave sabor. Os proponemos algunas alternativas, muchas de ellas muy conocidas, para cocinar con mozzarella:

Ensaladas: Se puede servir cortada en pequeños cuadrados o en láminas en ensaladas de lechuga, pasta, arroz o legumbres. Podemos dejar que la imaginación nos guíe y ser creativos elaborando platos con mozzarella.

Ensalada Capresse: Cortamos el tomate a rodajas y ponemos encima un trozo de mozzarella. Lo aliñamos con aceite de oliva y le ponemos orégano, menta o salvia.

mozzarella

Ensalada de arroz: Cuando tengamos el arroz hervido y frío añadimos una lata de atún, tomate y mozzarella a dados. Lo podemos aliñar con aceite de oliva y vinagre de Modena (también se puede hacer con legumbres: lentejas o garbanzos).

Ensalada de jamón dulce y piña con mozzarella. Lo cortamos todo a dados y lo aliñamos con una vinagreta.

Ensalada de tomate y mozzarella: (3 tomates, 1 trozo de col lombarda, 1 queso de mozzarella, orégano y sal).

Cortamos los tomates a rodajas para hacer la base de la ensalada.
Cortamos trocitos de col lombarda y los repartimos por encima del tomate.
Cortamos también trozos de mozzarella y los repartimos por encima de la ensalada.
Le damos un toque de orégano, aceite de oliva y sal.

¿Qué nos aporta esta ensalada?

Pues el tomate, que es la base de la ensalada, es muy rico en vitaminas A (muy buena para la vista) y C.

También posee propiedades antioxidantes, diuréticas y en un gran remineralizador gracias a su contenido en potasio, calcio y sodio, muy importantes durante el crecimiento.

La col lombarda también nos aporta vitaminas A, B, C y E, además de potasio.

Y el queso mozzarella contiene una alta concentración en calcio y fósforo, que son básicos para el mantenimiento de unos huesos y dientes sanos y fuertes.

Cremas: a cualquier crema de verduras que hagamos podemos añadirle mozzarella.

Gratinados: como queso para gratinar es muy buena.

Carne: podemos poner mozzarella dentro de los libritos de lomo.

Pizzas: y no nos olvidemos de las pizzas: ¡es el queso por excelencia!

Mozzarella en carroza: Cortamos la mozzarella a rodajas, la pasamos por huevo batido, después por pan rallado… ¡Y a freír! ¡Deliciosa!

MÉS INFORMACIÓ

Cocinamos mozzarella con niños

Ingredientes

  • Mozzarella de búfala