CREMA DE CALABACÍN

Una crema suave que los más pequeños se comen fácilmente

Crema de calabacín. Aunque el calabacín es una hortaliza que se puede comprar durante todo el año, su época natural es el verano, entre los meses de junio y septiembre.

Es un alimento de baja aportación calórica y de fácil digestión.

Para aquellos niños y niñas que les cueste comer verdura es una buena idea incluir el calabacín en su dieta ya que tiene un sabor y una textura muy suave. A parte, si lo preparamos en forma de crema o puré, aún se lo comerán más fácilmente y así se irán acostumbrando a su sabor-

En esta ocasión os proponemos una fácil y sencilla crema que, para acabar de hacerla deliciosa, suavizaremos con unos quesitos.

La crema es igual de buena fría o caliente.

Preparación

Ponemos agua en una olla y, mientras se caliente, vamos limpiando y pelando los calabacines.

Los cortamos a trozos pequeños y cuando hierva el agua los tiramos a la olla.

Tiramos sal y dejamos que hiervan unos 20 o 25 minutos. Pasado el tiempo comprobaremos con un tenedor que los trozos de calabacín estén bien tiernos.

Si es así, ya los podemos sacar y escurrirlos.

Si los dejamos poco tiempo en el escurridor los trozos quedarán más impregnados de agua y la crema quedará más líquida.

Si, en cambio, los dejamos bastante rato, el calabacín expulsará más agua y la crema nos quedará más espesa.

Recomendamos que una vez escurridos del agua donde los hemos hervido los pongamos seguidamente en un pote grande.

Añadimos los quesitos y lo trituramos todo.

Ya tenemos la crema hecha… Y ya nos la podemos comer calentita, o bien la podemos dejar enfriar.

MÉS INFORMACIÓ

¡Una crema deliciosa!

Ingredientes

  • 3 o 4 calabacines
  • 2 o 3 quesitos
  • Sal
  • Cuando hervimos el calabacín podemos añadir media manzana y cuando lo trituremos podemos añadir un poco de leche.