BROCHETAS DE FRUTA

¡Deja volar tu imaginación!

Las brochetas de fruta son unos postres muy sanos y con un bajo contenido calórico.

Se pueden hacer para merendar, para desayunar o simplemente como postre.

La presentación es muy importante, ya que hace que la fruta sea más atractiva para los peques de casa…

Si ellos mismos las preparan también será más fácil que se las coman.

A la brocheta le pondremos diversas frutas en función de la temporada y las podemos mezclar con algún trozo de galleta para hacerlas aún más dulces.

La fruta es un alimento muy rico en vitaminas y minerales y contiene un alto porcentaje de agua. Se tendrían que comer varias piezas al día.

Primero de todo, lo que haremos es pelar las frutas y cortarlas a dados. Tenemos que intentar que nos salgan todos más o menos del mismo tamaño.

Cogemos el palillo, la brocheta, y pinchamos la fruta en función de su color. Por ejemplo, podemos poner un trozo de plátano, después un trozo de fresa, después la manzana, la piña y el kiwi. Tendremos tantas opciones de brocheta como frutas tengamos en casa.

El melón, la sandía, el melocotón, la naranja, las fresas… Todas las frutas son buenas… ¡Y sanas!

Lo presentaremos en un plato y lo acompañaremos con un bol con yogur para que los peques puedan poner las frutas dentro, y después… ¡A comer!

MÉS INFORMACIÓ

Brochetas divertidas y dulces

Más información

¿Qué necesitamos?

  • Frutas, ¡las que más nos gusten!
  • Palos de madera, como de pintxos, para hacer las brochetas

Más ideas

  • También quedan buenísimas si las cubrimos con chocolate fundido o zumo de naranja. Otra opción muy sana es mezclar las frutas con trozos de queso.