ÁRBOL DE NAVIDAD

Una tradición nórdica en todos los hogares.

La tradición de tener un árbol como centro de una celebración y decorarlo proviene de las culturas norte europeas.

Los bárbaros del norte celebraban el culto a sus dioses y festejaban el solsticio de invierno con un abeto, un árbol de hoja perenne considerado un símbolo de la vida eterna y prosperidad para estas culturas, y lo decoraban con frutos y elementos de la naturaleza.

Los cristianos que llegaban a estas tierras lejanas adaptaron esta tradición a la cultura propia, convirtiendo al árbol y sus decoraciones en simbologías referentes a la fe cristiana.

Así pues, el árbol se decoró con manzanas (símbolo del pecado original de Adán y Eva) y con velas (sinónimo de la luz de Jesús a todas las personas).

Y es por eso que actualmente, a parte de muchas otras ornamentaciones, los elementos principales de decoración de un árbol de Navidad son las bolas de colores (como si fueran las manzanas) y las tiras de luces (como si tuviéramos velas encendidas).Guardar

T'HA AGRADAT? COMPARTEIX 😉Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page